La Gestión del Conocimiento de las Comunidades de Práctica


 

El término Comunidad de Prácticas ha sido estudiado por Étienne Wenger (1998), Wenger y Snyder (2000), Pablo Peña (2001) y Antoni Garrido (2003).

Las comunidades de práctica:

(1) Son grupos sociales constituidos con el fin de desarrollar un conocimiento, compartiendo aprendizajes basados en la reflexión compartida sobre experiencias prácticas.

(2) Según Étienne Wenger  son un “grupo de personas que comparten un interés, profundizan su conocimiento y experiencia en el área a través de una interacción continua que fortalece sus relaciones”

(3) Observando el conocimiento que se difunde desde una comunidad y buscando potenciar este hecho a nivel corporativo como una institucionalización de la vieja ‘tormenta de ideas’, se recrean las comunidades de práctica. En una de ellas, es el mismo grupo quien establece los objetivos de aprendizaje y estos a su vez son seleccionados en el contexto de la ‘práctica del trabajo en la corporación’.

(4) Una comunidad de práctica vuelve explícita la transferencia informal de conocimiento dentro de redes y grupos sociales ofreciendo una estructura formal que permite adquirir más conocimiento a través de las experiencias compartidas dentro del grupo.

(5) La propia identidad del grupo se refuerza el aprendizaje como un (a) proceso de ‘participación’ y ‘liderazgo’ compartido. (b) El liderazgo informal es básico en las organizaciones y tiene un papel de difusión de la labor del grupo y de observación de la implantación de su trabajo en la práctica.  (c) Esta gestión del conocimiento, a su vez, puede ser presencial o virtual (Cibercultura); pero siempre cooperativo en un proceso continuo de establecer estrategias de participación, liderazgo, identidad, captura y aprovechamiento del conocimiento.

Desde la visión de Étienne Wenger las comunidades cobran sentido en la medida que permiten construir conocimiento y a su vez multiplicarlo, este concibe el aprendizaje como un proceso de participación y construcción social; desde esta mirada las comunidades de práctica (1) comparten intereses, experiencias o conjuntos de problemas, (2) se nutren de las interacciones sociales, del choque cultural y de la identidad propia y (3) se caracterizan por poseer (a) dominio, (b) comunidad y (c) práctica:

(a) El dominio hace referencia al campo de estudio de la comunidad;

(b) La práctica al campo de aplicación de los saberes desde el cual se nutre la experiencia y

(c) La comunidad está relacionada con la interacción y el intercambio de saberes que se dan al interior de la comunidad y que se encuentran articulados por interacción que nutren la identidad , la confianza y la colaboración de la misma permitiendo que el conocimiento de la comunidad a su vez se mantenga, desarrolle o comparta.

Referencias

Garrido, Antoni El aprendizaje como identidad de participación…, Barcelona, 2003 e Internet

Wenger, E, McDermott, R & Snyder, W.M., Cultivating Communities of Practice, HBS press 2002.

Peña Vendrell, Pablo Sociedad del conocimiento y organizaciones que aprenden, Internet.

Peña Vendrell, Pablo To know or not to be. Conocimiento: el oro gris de las organizaciones, Dintel, 2001.

Wenger E, Communities of Practice: Learning, Meaning, and IdentityCambridge University Press, 1998.

Lave, J & Wenger E, Situated Learning: Legitimate Peripheral Participation, Cambridge: Cambridge University Press, 1991.

 

Cuando la pregunta correcta es la respuesta


En aquellos tiempos, cuando hacía mi (“la”) tesis doctoral sobre seguimiento, evaluación, aprendizaje  y gestión de la información y del conocimiento en el sector de la ayuda al desarrollo, (espacio para respirar), me di cuenta de que en el mundo académico y de la investigación sobran las repuestas y faltan las buenas preguntas: llenas hojas y hojas y luego al cabo te preguntas, ¿y qué demonios puedo hacer con todo esto? ¿cuál es la mejor pregunta para acabar de una vez?. Sin embargo en el mundo de la gestión y de la ejecución de programas sobran las buenas preguntas, pero faltan las respuestas porque no hay tiempo para pararse a pensar o a leer o ni siquiera para preguntarse. Es parte de la distancia entre la investigación y la práctica. Y quizás pude acabar la tesis porque me centré en las necesidades específicas de un grupo de personas específicas de una institución concreta.

Y esta introducción viene para recordar el segundo principio del post anterior sobre “Los principios de la gestión del conocimiento desde el lado de la demanda“. Ese segundo principio decía que “Las personas valoran el conocimiento que solicitan/requieren/piden, más que el conocimiento que no se solicita ni se pide ni se requiere”

En evaluación lo  más difícil no es siempre responder las preguntas, sino encontrar las buenas preguntas a responder. Sin buenas preguntas no hay buenas respuestas. Las buenas preguntas son las que reflejan las necesidades de la gente (aquí unimos con el principio anterior: “El conocimiento por necesidad“)

Como dice Nick Milton,  la mejor manera de conseguir transferir el conocimiento a las personas parece estar respondiendo a sus preguntas. El antiguo “mostrar y contar” es mucho menos efectivo que el “preguntar y responder”, y así el blog es menos efectivo que el foro de discusión. La organización donde se hacen más preguntas, es a menudo la organización que aprende más rápido. Este principio está detrás del diseño de los procesos de gestión del conocimiento más eficaces, la mayoría de los cuales se basan en el diálogo. El enfoque principal de las comunidades de práctica debería ser el de responder preguntas, en lugar de publicar ideas.

Esto tiene su aplicación para la función de evaluación: en un mundo donde hay tantas preguntas sin responder, encontramos…tantos informes de evaluación que no interesan o que no se leen porque no han sabido aglutinar las pocas, sencillas y centradas preguntas que se necesitan responder, aunque han llenado páginas y páginas con respuestas huérfanas de dueño, de respuestas sin la dirección de las buenas preguntas.

Si queremos buenas respuestas, consigamos primero las buenas preguntas, como decía Séneca: “no hay viento favorable para el que no sabe a dónde va”.

El conocimiento por necesidad


Recordemos el primer principio del post anterior Los principios de la gestión del conocimiento desde el lado de la demanda. Ese primer principio decía que “La gente no presta atención al conocimiento hasta que realmente lo necesita”. Y es que como decía un buen amigo mío “nos pillan por las necesidades”. Si no tuviéramos necesidades seríamos todos y todas taaan felices…y claro, no tendríamos que hablar de esta patraña del conocimiento…total, habiendo fútbol,  conocimiento para qué.

Las personas no absorbemos conocimiento hasta que no estamos preparadas, y no estamos preparadas hasta que no sentimos o nos damos cuenta que lo necesitamos. Esto tiene que ver con el tipo de comprensión, aptitud, actitud y comportamiento frente a los problemas y las necesidades. Ese tipo de comprensión, aptitud, actitud y comportamiento aunque no sencillo, pero se puede cambiar, se puede mejorar.

Toque de trompeta que llega un examen o una entrevista de trabajo: Las personas, si lo necesitan, son muy pero que muy receptivas al conocimiento que necesitan. Como indica Nick Milton, una consecuencia de esta “atención solo por necesidad” es que la distribución del conocimiento del tipo “conocimiento en un momento dado” es más efectiva que la distribución del conocimiento del tipo “conocimiento por si acaso” (aunque también hay lugar para este último…).

En un ejemplo evaluativo esto nos habla de la motivación y propósito (necesidad: ¿por qué? y ¿para qué?) de una evaluación: Si una evaluación  es percibida en una organización como un trámite burocrático o una imposición externa (que se podría hacer un año más tarde o hasta no hacerse y no pasaría nada…o sería incluso mejor), y por tanto como algo no necesario al interno (ni necesario ni ii justo ahora ¡¡) , la implicación de la organización no será la misma y el conocimiento generado de esa evaluación no se utilizará de la misma forma que en el caso de una evaluación generada a partir de una necesidad urgente y concreta de mejora interna.

Los principios de la gestión del conocimiento desde el lado de la demanda


De nuevo traemos un post de Nick Milton titulado “Los 8 principios de la gestión del conocimiento desde el lado de la demanda

Los 7 principios de David Snowden para la Gestión del Conocimiento son reconocidos entre los especialistas por ser simples y accesibles. Sin embargo, todos ellos se relacionan con el lado de la “oferta” de la gestión del conocimiento, con la transición del conocimiento inconsciente, al conocimiento consciente y al conocimiento expresado.

Por supuesto, hay otro lado – el lado de la “demanda”, o el lado del usuario – que representa la transición del conocimiento expresado a la comprensión consciente y al conocimiento inconsciente. Milton señala un conjunto de principios que se aplican al otro lado de la ecuación – el lado del aprendizaje

Estos principios se basan en la experiencia, y hay cierta superposición con los “principios de aprendizaje” establecidos que se utilizan en el campo educativo.

Estos son los principios

1. La gente no presta atención al conocimiento hasta que realmente lo necesita.

2. Las personas valoran el conocimiento que solicitan/requieren/piden, más que el conocimiento que no se solicita ni pide ni requiere.

3. La gente no usará el conocimiento, a menos que confíe en su origen/procedencia.

4. El conocimiento tendría que ser revisado en el propio contexto del usuario antes de que pueda ser recibido.

5. Uno de los mayores obstáculos para aceptar nuevo conocimiento es el conocimiento antiguo.

6. El conocimiento debe ser adaptado antes de que pueda ser adoptado.

7. El conocimiento será más eficaz cuanto más personal sea.

8. Realmente no lo sabrás hasta que lo hagas.

Tengamos en cuenta estos principios en el diseño de acciones de Gestión del Conocimiento, ya que conseguir que las personas busquen, utilicen y adopten conocimiento es tan difícil, o más difícil, que conseguir que la gente proporcione conocimiento.

¿Qué procesos de gestión del conocimiento aportan más valor?


Siguiendo nuestro anterior post ¿Qué tecnologías de gestión del conocimiento aportan más valor?, de nuevo con el post  que traducimos de Nick Milton, ¿Qué procesos de gestión del conocimiento aportan más valor?,  en su encuesta se pidió a los participantes calificar los más utilizados procesos de gestión del conocimiento por el valor que han añadido en su programa de gestión del conocimiento. 288 personas respondieron a esta pregunta en la encuesta de una amplia gama de organizaciones en todo el mundo. Independientemente de su valor añadido, es muy interesante observar por tanto cuáles son las tecnologías y procesos de gestión del conocimiento más utilizados.

Los procesos también se enumeran a continuación en orden de  uso, y en orden del valor añadido asignado desde la percepción los encuestados.

Procesos de gestión del conocimiento en orden de uso

(Más común en la parte superior)

Los procesos de Gestión del Conocimiento en orden del valor añadido cuando se utilizan

 (los más valorados en la parte superior)

1. Coaching y Mentoring

2. Captura de lecciones de proyectos (a gran escala)

3. Revisión después de la acción (pequeña escala)

4. Mesas de conocimiento

5. Asistencia de compañeros

6. Entrevistas de retención

7. Contar historias

8. Aprendizaje de la acción

9. Café del conocimiento

10. Crowdsourcing

11. Espacio abierto

12. Investigación apreciativa

13.Expertos en innovación (innovation deepdive)

14. Wikithon

15. Desviación positiva

1. Mesas de conocimiento

2. Coaching y Mentoring

3. Captura de las lecciones del proyecto (a gran escala)

4. Revisión después de la acción (pequeña escala)

5. Aprendizaje de la acción

6. Asistencia de compañeros

7. Entrevistas de retención

8. Café del conocimiento

9. Expertos en innovación (innovation deepdive)

10. Contar historias

11. Investigación apreciativa

12. Espacio abierto

13. Crowdsourcing

14. Desviación positiva

15. Wikithon

Comparación de uso y valor

Al igual que con los resultados del post  ¿Qué tecnologías de gestión del conocimiento aportan más valor? , existe una fuerte correlación entre el uso y el valor. Esto podría representar una tendencia para que los procesos de gestión del conocimiento más valiosos obtengan el mayor uso. Esta es una interpretación válida. Un argumento alternativo sería decir que los procesos añaden más valor cuanto más se usan. Los procesos que se encuentran en la parte superior de la lista son procesos convencionales, utilizados frecuentemente y de alto valor. Los procesos que se encuentran en la parte inferior de la lista son menos generalizados y ofrecen menos valor a las organizaciones  que los utilizan, ya que estas organizaciones hacen menos uso de estos procesos. Esta es también una interpretación plausible.

Incluso con esta interpretación, todavía podríamos buscar procesos “de buen desempeño” que aporten más valor de lo que implicaría su popularidad (y por lo tanto son significativamente más altos en la lista de valores que en la lista de popularidad) y “Procesos de desempeño deficientes” que ofrecen menos Valor que implicaría su baja popularidad.

Bajo esta interpretación, los procesos de gestión del conocimiento con mejor desempeño son Innovation Deepdive, reuniones de Mesas de conocimiento y Aprendizaje de la acción  (ambos 3 o 4 lugares más altos en la lista de valores que en la lista de uso) y los procesos más pobres en términos de valor por uso son Crowdsourcing y Contar historias.

Cambios desde la encuesta Knoco de 2014

Se observan resultados similares en la encuesta de 2014, con procesos como Mesas de conocimiento, Revisión después de la acción (pequeña escala) y Coaching y Mentoring , todos populares y con un buen desempeño. Sin embargo, también hay algunos cambios significativos en el uso y el valor.

Los procesos que han experimentado el mayor incremento en el uso entre las dos encuestas en 2014 y 2017 son la Captura de lecciones de proyectos (a gran escala), con un aumento en el uso de 5 niveles  y en valor de 6 niveles, y Contar historias (+7 en uso, +4 en valor ).

Ha habido algunos grandes descensos  también. Desviación positiva ha caído 9 lugares en uso y 8 lugares en valor, y Crowdsourcing ha caído 6 lugares en uso y 9 lugares en la lista de valor. En la encuesta de 2014 no incluimos a los expertos en innovación. La Asistencia de compañeros también ha caído en popularidad

Algunos de los procesos clásicos de gestión del conocimiento siguen siendo los más utilizados y que aportan más valor:  las (1) reuniones de mesas redondas del conocimiento, (2) las revisiones después de las acción, (3) la captura de las lecciones del proyecto (a gran escala), (4) la asistencia de compañeros y (5) el coaching y mentoring

¿Qué tecnologías de gestión del conocimiento aportan más valor?


Retomo y traduzco un interesante post de Nick Milton sobre: ¿Qué tecnologías de gestión del conocimiento aportan más valor?

En su encuesta de la gestión del conocimiento de Knoco 2017, trató de obtener el valor comparativo de tecnologías de gestión del conocimiento.Se pedía a los participantes de la encuesta que calificasen diferentes tipos de tecnología por el valor  que han añadido a su programa de gestión del conocimiento. 288 personas respondieron a esta pregunta.

Los tipos de tecnología se enumeran a continuación en orden de uso y en orden de valor según la percepción de los encuestados:

 

Tipo de tecnología en orden de uso

(Más común en la parte superior)

Tipo de tecnología en orden de valor generado cuando se utiliza

 (Más valioso en la parte superior)

 

Repositorio de mejores prácticas

Colaboración de documentos

ELearning

Búsqueda de personas y experiencia

Búsqueda de empresas

Director de contenido Empresarial

Portales (no-wiki)

Publicación de videos

Foros de preguntas y respuestas

Blogs

Gestión de lecciones

Microblogs

Brainstorming / ideation / crowdsourcing

Wikis

Medios sociales distintos de los microblogs

Sistemas expertos

Minería de datos

Embudo de innovación

Búsqueda semántica

Búsqueda de empresas

Repositorio de mejores prácticas

Colaboración de documentos

Director de contenido Empresarial

ELearning

Portales (no-wiki)

Búsqueda de personas y experiencia

Foros de preguntas y respuestas

Gestión de lecciones

Sistemas expertos

Brainstorming / ideation / crowdsourcing

Microblogs

Publicación de video

Medios sociales distintos de los microblogs

Wikis

Búsqueda semántica

Minería de datos

Embudo de innovación

Blogs

Comparación de uso y valor

Existe una fuerte correlación entre el uso y el valor. Esto podría representar una tendencia de que las tecnologías más valiosas obtienen el mayor uso. Aunque esta es una interpretación perfectamente válida, sin embargo un argumento alternativo sería decir que las tecnologías ofrecen más valor cuanto más se usan.

Las tecnologías en la parte superior de la lista son las tecnologías principales, que se utilizan con frecuencia y ofrecen un valor elevado. Las tecnologías que se encuentran en la parte inferior de la lista son menos generalizadas y ofrecen menos valor a las empresas que las utilizan, ya que esas empresas hacen menos uso de estas tecnologías. Esta es también una interpretación plausible.

Incluso con esta interpretación, todavía podríamos buscar tecnologías “de buen desempeño” que aporten más valor de lo que su popularidad implicaría, y “tecnologías de bajo rendimiento” que ofrecen menos valor que su popularidad implicaría.

Bajo esta interpretación, las tecnologías de mejor desempeño son Enterprise Search y Expert Systems (ambas 6  lugares más alto en la lista de Valor que en la lista de Uso) y las tecnologías de peor rendimiento en términos de valor por uso son Blogs. Esto no significa necesariamente que los blogs son una mala tecnología; Probablemente significa que no se están utilizando de manera que agreguen valor de gestión de conocimiento .

Cambios desde la encuesta de 2014

Los resultados muy similares en la encuesta de 2014, de nuevo con Blogs siendo la tecnología más pobre teniendo en cuenta sus cifras de uso, y de nuevo con las mejores tecnologías en términos de valor vs uso que son Enterprise Search y Expert Systems.

Las tecnologías que más han aumentado en el uso entre 2014 y 2017 son Microblogs y publicación de vídeo, y no es sorprendente que estos también han visto el mayor aumento en valor añadido también. La tecnología que ha disminuido en el uso más durante los últimos 3 años es la  innovation funnel technology.

Los bucles de aprendizaje, la emergencia humanitaria, la resiliencia y el aprendizaje social


Los bucles de aprendizaje de Argyris & Schön se refieren a diferentes niveles de aprendizaje basado (1) en la experiencia, (2) en la dinámica del aprendizaje organizacional y (3) del cambio institucional.

Bucle simple del aprendizaje.  Actuando y cambiando nuestro comportamiento: ¿Cómo y qué aprender?

(1) consiste en cambiar lo que hacemos: podemos solucionar un problema haciendo algo diferente, sin necesidad de cuestionarnos ni cambiar lo que pensamos / creemos ni lo que somos. 

(2) se basa en preguntas sobre el ¿Cómo y qué aprender? e implica aprender sobre las reglas y regulaciones para conseguir los objetivos, respondiendo a preguntas como: ¿Cómo podemos tratar el problema con que nos planteamos? ¿Cómo podemos evitar los errores que hemos cometido?

(3) El bucle simple se centra en el análisis de problemas, fijándose en los parámetros definidos del programa para determinar cómo resolver el problema.

 

Bucle doble del aprendizaje. Replanteando y cambiando nuestra forma de pensar: ¿Por qué aprender?

(1) es el aprendizaje que se da no cuando hacemos algo diferente sino cuando tenemos que cambiar nuestra forma de pensar. Para solucionar el problema al que nos enfrentamos necesitamos cambiar alguna de nuestras creencias, presuposiciones, principios.

(2) se basa en preguntas sobre el ¿Por qué aprender?: así por ejemplo la cultura organizacional y la cultura de evaluación invitan al cuestionamiento de las prácticas, reglas, procedimientos y regulaciones;

(3) busca expandir el conocimiento colectivo, comprender y validar las asunciones y objetivos tras las rutinas, prácticas, teorías y políticas existentes;

(4) se centra en analizar el sistema entero, estudiando por qué el problema tiene lugar, para saber si la estructura necesita cambiar.

 

Bucle triple del aprendizaje. Transformando y cambiando nuestras percepciones:  ¿Para qué aprender?

(1) es el aprendizaje que se produce cuando cambiamos nuestras percepciones y, con ellas, nuestra concepción de nosotros mismos. Este es el aprendizaje transformativo que da origen a una nueva faceta de nosotros mismos porque eso es lo que necesitamos para solucionar el problema que tenemos planteado.

(2) articula el más profundo para qué, referido al “ser y al deber/querer ser”;

(3) se centra en los paradigmas subyacentes, las normas, los valores que enmarcan y legitiman los propósitos y objetivos del conocimiento, política, tecnología y práctica;

(4) es la reflexión en torno a los sistemas, teorías, hipótesis que crean el sistema:

(4.1) se centra en el cambio de paradigma y en las transiciones radicales;

(4.2) más que dar ideas de cómo y por qué aprender, la organización del aprendizaje explica el para qué, de forma que la cultura de la facilitación alentará procesos en los que el “qué, por qué, cuándo y cómo” se aprende, serán decididos por las poblaciones locales, recompensará estilos de facilitación interactiva, reflexiva y orientados al proceso;

(4.3) se trabaja en grupos y se enfatiza la habilidad de desarrollar acuerdos, desarrollar habilidades como la paciencia, negociación y resolución de conflictos y visión equilibrada de las situaciones;

(5) es revolucionario más que evolutivo e incremental, ya que afronta los conflictos cuando los principios subyacentes están en discusión;

(6) las organizaciones están orientadas a la participación y aprenden continuamente a hacer las cosas mejor, dando ideas al resto del personal y al resto de los actores.

 

Veamos un ejemplo con las diferentes soluciones que se pueden dar en un entorno de sequía recurrente a medios de vida agrarios :

Repartir año tras año pero de forma cada vez más eficiente semillas a hogares agrícolas que han perdido su cosecha debido a una sequía recurrente es hacer algo nuevo (más eficiencia debido a la mejora de la coordinación y las experiencias pasadas), sin cambiar la forma de pensar ni ser (“aprendizaje de bucle simple”). Pero no dejamos año tras año de dar soluciones sencillas a problemas muy complejos, focalizándose en paliar los efectos y no las causas (somos muy eficientes salvando hogares, pero no sostenibles)

Presentar y capacitar a los hogares acerca de encontrar formas alternativas de ingresos (que aumenten (1) su capital físico o económico, (2) su diversificación, (3) su calidad de producción, (4) su orientación a la demanda…) para reforzar su resiliencia es “aprendizaje de bucle doble”, puesto que hemos cambiado lo que pensamos, no sólo lo que hacemos. Estamos consiguiendo hogares más resilientes porque comprendemos mejor las causas de los problemas, pero seguimos focalizándose en los efectos y no tanto en las causas de la situación…(situamos la resiliencia al nivel de los hogares y a la vez que la eficiencia, buscamos la sostenibilidad)

Si en vez de soluciones tradicionales (incluso en lo referente a la diversificación de los hogares), cambiamos el paradigma con la intención de resolver las causas de la situación, al re-diseñar las políticas (1) relativas a la equidad, el género, la redistribución, la protección social y la gestión del territorio y de los recursos, (2) que se adaptan a los contextos particulares en función de la vulnerabilidad,  es “aprendizaje de bucle triple”, porque hemos cambiado no simplemente lo que hacemos (dar semillas), o lo que pensamos (si conectamos la diversificación de los ingresos con los intereses de los hogares, aumentando su resiliencia), sino que hemos cambiado lo que somos: en lugar de dar las mismas soluciones para todos, creamos políticas de cobertura global (aprendizaje de arriba abajo) pero que a su vez se adaptan (aprendizaje de abajo a arriba) a las necesidades locales, según sea necesario apoyar, asesorar, facilitar (situamos la resiliencia al nivel de las políticas, quizás no seamos tan eficientes, pero buscamos la sostenibilidad)

Y aquí tenemos la canción del momento, espero que os guste: